El crecimiento meteórico de Instagram

Instagram es una de las redes sociales que mayor crecimiento de usuarios está experimentando.

En su origen, el número de marcas que utilizaban esta red social eran minoritarias. Actualmente, casi todas las firmas más potentes del mercado cuentan con su perfil en el mundo de Instagram.

Esta red sirve como un escaparate online para las marcas. Que ya no solamente muestran imágenes de sus productos sino que además construyen todo un universo alrededor.

Las marcas experimentan un proceso de personificación atribuyendo personalidad a la misma a través de las imágenes que muestran al público. Es una forma de establecer un vínculo más emocional entre éstas y los consumidores.
Cuando Facebook compró esta aplicación móvil de fotos era cuestión de tiempo la aparición de anuncios en dicha plataforma.

Hasta ahora, el modelo publicitario empleado por los anunciantes era contratar a X personalidad del mundo de la moda, del deporte o de cualquier otro ámbito para que mostrara y apoyara de manera natural sus productos o servicios. Lo que se conoce como publicidad encubierta, pero esta vez adaptada al siglo XXI. El alto nivel de credibilidad es innegable pero esa práctica no va a durar mucho.

La gente está más sensibilizada con estas acciones y ya no dan la credibilidad que se conseguía en sus comienzos. Ahora, si no se realiza con una estrategia bien definida, puede ser un desastre para la marca dañando la reputación de la misma.

Otras muchas optan por lanzar en primicia en esta red social novedades que posteriormente verán la luz tanto en la calle como en el resto de redes sociales.

Y ahora, a nivel de usuario, se ha unido el perfil personal y profesional. Nunca se sabe quién puede estar curioseando por este catálogo de imágenes que conforma Instagram y pueda llegar a tu perfil. Es una forma de venderse, podemos decir que funciona como CV. La oportunidad puede llegar en cualquier momento y lugar.

Como decíamos, la llegada de la publicidad a Instagram ha sido cuestión de tiempo. Si muchos la preferían por no haber caído aún en sus redes, ya no está a salvo. La plataforma está probando a introducir imágenes identificadas como publicidad con una etiqueta en la propia imagen. Los usuarios pueden ocultar las fotos o vídeos que no les gusten o que no quieran que aparezcan en su timeline. Al hacerlo, se pide el motivo por el cual quieres ocultar dicho elemento para así recoger información e ir definiendo el perfil publicitario para cada usuario.

Al pertenecer a Facebook, los datos recogidos en el perfil ayudan a definir el tipo de anuncios que deben aparecer a cada persona. Las fotos o vídeos de marcas que te gustan, la gente a la que sigues, las imágenes que publicas, etc., todo ello es información muy valiosa para los anunciantes.

Grandes marcas como Adidas, Michael Kors o PayPal han sido de las primeras en incluir Instagram dentro de sus presupuestos publicitarios. Hasta que no se vean los beneficios de esta nueva plataforma no podemos decir si es una apuesta rentable. Aunque como sabemos “una imagen vale más que mil palabras”. De esta forma podemos decir, e incluso afirmar, que será cuestión de tiempo que se convierta en el nuevo soporte publicitario de la era de las redes sociales por excelencia.

Un buen ejemplo de estrategia publicitaria es la que realizó BBDO Argentina para Nike con el objetivo de presentar de una forma novedosa y divertida su nueva colección Tech Pack. Este vídeo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *